¿La era del tecnofascismo? Por José Mª Bas

El tecnofascismo es un sistema social totalitario que se instaura a través de la tecnociencia, usando medios científicos y tecnológicos. En un sistema tecnofascista, la fascinación de las masas por la ideología es sustituida por la fascinación hacia la tecnología. En el tecnofascismo se describe una acomodación de los individuos y las sociedades que no suele ser violento, pero en donde la sociedad tampoco es partícipe del sentido y los fines de manera totalmente consciente. La adhesión ciega de los individuos hacia lo tecnológico posibilita el despliegue de un control absoluto sobre la sociedad, en cuya fase final se suele situar la manipulación biológica y/o mental de los individuos para lograr una sociedad uniforme y pacificada dirigida bajo los criterios de estados transnacionales o grandes corporaciones de una corporatocracia.

La etimología social del término aparece en los años 70 . El filósofo André Gorz utilizó este término al alertar de que el modelo de crecimiento capitalista vivía una crisis al ser un modelo industrialista y basado en la acumulación. La sobreacumulación y la reproducción causarían carestías de recursos de tipo natural, resultando en una crisis ecológica. No obstante y según Gorz, aunque la crisis ecológica agrave la crisis del capitalismo, éste podrá encontrar nuevas fuentes de negocio en la mercantilización de bienes de tipo natural cada vez más escasos, o en la creación de sustitutos artificiales que den respuesta a las necesidades que el propio capital crea. En este escenario, la gestión de un ambiente empobrecido dejaría a un tecnofascismo como la salida más probable a los límites del crecimiento. En la hipótesis de una evolución hacia un tecnofascismo, las grandes corporaciones industriales ceden el relevo a otras tecnológicas y los estados-nación tienden a desaparecer definitivamente. La principal preocupación de estos supra-entes de control será imponerse en todos los ámbitos de la vida individual y social, utilizando la vigilancia y la invasión de espacios individuales y sociales mediante dispositivos tecnológicos

Sheldon Wolin define al tecnofascismo como un “totalitarismo invertido”, en el cual el poder absoluto no tiene la apariencia de actuar como tal. El tecnofascismo no necesita establecer regímenes políticos, dictaduras militares, campos de concentración, obligar a la uniformidad ideológica ni suprimir a los elementos disidentes siempre que no cobren un perfil demasiado intelectual. En el tecnofascismo, el uso de las telecomunicaciones y de las computadoras se utiliza como medio de vigilancia absoluta, a la vez que se logra la adhesión de la población que percibe una sensación de progreso. La aparente horizontalidad de una sociedad altamente tecnológica sería por tanto una mera apariencia. En este sentido, para Wolin el elitismo es un principio político mediante el cual se asume que la existencia de habilidades desiguales es un hecho ineludible, lo cual la sitúa finalmente en una contradicción con un sistema democrático horizontal.

Lewis Mumford despeja hábilmente la falsa realidad de una realidad social basada en principios de centralización, control, y eficiencia. En 1962 miró hacia el futuro y vio el pentágono del poder encarnado: “una productividad más voluminosa, aumentada por computadores casi omniscientes y por una gama más amplia de antibióticos e inoculaciones, con un mayor control sobre nuestro patrimonio genético, con operaciones quirúrgicas y trasplantes más complejos, con una extensión de la automatización a todas las formas de actividad humana.”

“Tecnofascismo” en la literatura

1984descarga

La novela 1984 del escritor George Orwell es un referente popular conocido de tecnofascismo, y es utilizada a menudo para trazar paralelismos con los miedos al progreso tecnológico que expresa la sociedad actual. Orwell describe en su novela a una sociedad controlada por medios tecnológicos bajo el dominio absoluto de un partido. También el escritor Aldous Huxley en su novela Un mundo feliz, planteaba una critica velada a la deshumanización implícita en la esclavitud a los incipientes medios tecnológicos de la era industrial. Describía una sociedad perfeccionada pero que necesitaba de una droga llamada Soma para encontrarse mejor anímicamente. El tecnofascismo se enfrentaría por tanto a una etapa en la que deberá suministrar drogas tecnológicas en forma de dispositivos nanotecnologicos o biotecnológicos integrados en Interfaces Mente-Máquina (MMI) para lograr así la pacificación mediante la deshumanización progresiva de los individuos y vencer sus resistencias.

¿LA ERA DEL TECNOFASCISMO?

imagesCAZ14EY0

En el actual tránsito del capitalismo industrial hacia uno tecnológico ha aumentado el temor a un tecnofascismo que pudiera surgir tanto desde los restos de los estados-nación como de las nuevas grandes corporaciones. Esto se expresa también mediante individuos y organizaciones que denuncian de manera creciente a gobiernos y a grandes corporaciones tecnológicas . Éstos reciben críticas y denuncias reiteradas debido a sus invasiones en la privacidad de los ciudadanos y a sus estrategias de privilegio, manipulación o monopolio en la distribución y el tratamiento de la información que producen las sociedades y que vuelcan a la red de redes.

Cuando contemplamos las múltiples formas que son capaces de tomar los diferentes dispositivos tecnológicos de nuestra era, así como la dependencia actual del ser humano por infinidad de dichos dispositivos y los nuevos y trascendentes avances tecnológicos, surge una pregunta:

¿Se acerca la era de los tecnofascismos? o siendo más radicales, ¿es ésta la era del tecnofascismo?

El ser humano vive, ya sea de forma consciente o inconsciente, en un mundo totalmente globalizado e interconectado, de eso no cabe ya ninguna duda y no es necesario explicar la infinidad de beneficios que ello proporciona. Sin embargo, ¿son todo beneficios? En una época como la actual, la libertad, intimidad e identidad del sujeto son conceptos que penden de un hilo, conceptos que hemos decidido ir menospreciando y sacrificando poco a poco en favor de lo que se considera como progreso y evolución. El futuro es un misterio, y para ello el ser humano se protege en los avances tecnológicos, buscando controlar lo máximo posible su entorno y a aquellos que coexisten en él. 

Como lo describe el cineasta Godfrey Reggio “no utilizamos la tecnología, la vivimos.” Como peces en el agua, no consideramos a los artefactos modernos como separados de nosotros, y por lo tanto no podemos admitir que existan.

homo_informaticus1

Nos encontramos atados a la cibercultura, hoy en una dimensión donde como seres humanos convivimos con todo lo que acontece en el ciberespacio; es decir, que internet, la telefonía móvil, la radio, la televisión –entre otros tantos medios– llevan a resignificar aquello que acontece en nuestras vidas, al punto de afectarnos como seres humanos en nuestras relaciones y acciones concretas. La educación, la publicidad, los medios de comunicación, la ingeniería social y una represión discreta, selectiva y absolutamente quirúrgica (salvo en los esporádicos estallidos de descontento social) mantienen a la población anulada, desconectada y entretenida en trivialidades inofensivas, que son programadas para consumir sus energías y distraerlos de lo que verdaderamente debería importarles si fuesen todavía capaces de establecer racionalmente sus prioridades. Una legislación increíblemente minuciosa, que no deja el menor resquicio a la espontaneidad, provee al poder de un variado abanico de dispositivos de control aplicables al individuo.

Y nuevamente surge la pregunta, ¿es ésta la era del tecnofascismo? o ¿vamos encaminados hacia ella?

A continuación, haremos un recorrido por diversos de estos nuevos dispositivos de control, así como por el mundo del arte, donde la perspectiva tecnológica también es partícipe.

Más información en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Usuario:Sorimi/Tecnofascismo

Enlaces de información adicional:

http://es.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%A9_Gorz

http://es.wikipedia.org/wiki/Sheldon_Wolin

http://es.wikipedia.org/wiki/1984_(novela)

http://es.wikipedia.org/wiki/Un_mundo_feliz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s